El pisco es “chi-peño”

Chipe Libre Lastarria

Cómo llegué

En general, mis reuniones de pauta en TVN terminan como a las 12. Sin embargo, hoy nos soltaron antes, así que con la Emilia Daiber (@emiliadaiber) quisimos caminar hasta Lastarria, aprovechando que el día estaba rico. Cuando llegamos, muchos de los locales estaban cerrados. Pero había uno abierto que siempre había querido conocer: el Chipe Libre, la República Independiente del Pisco.
Chipe Libre restaurante

El restaurante Chipe Libre

Es un local bastante grande. En la parte trasera tiene un GRAN patio interior, donde recomiendo comer junto a una pequeña cascada de sonido suave.
Su dueño es Jerome Reynes, el mismo del Uncle Fletch, el Boca Nariz y ex dueño de Le Fournil. Algo así como el Rey Midas de la gastronomía chilena.
La idea del local es crear la república independiente del pisco, intentando olvidar el conflicto chileno peruano sobre el origen de este manjar de los dioses. De hecho, el nombre nace de la unión de ambos países, y ofrecen gastronomía que mezcla ambas culturas.
Chipe Libre restaurante

La carta del Chipe Libre

Ofrecen más de 50 tipos de pisco. Además de los cocktails de autor, tienen varias trilogías de cortos para catar, que están segmentados según el tipo de pisco (frutales, herbales, florales, etc). Yo tenía que volver a trabajar, pero uno no puede ir a este restaurante sin probar el pisco, así que igual me pedí el mejor combinado que he probado en mi vida: pisco Aba, una ramita de tomillo, cáscara de limón de pica (sin la parte blanca), hielo y Fever Tree Ginger Beer, que es una cerveza hecha con raíz de jengibre. MORTAL. Por favor pídanlo tal cual.

Hay tres sánguches que siguen la línea del restaurante, en el sentido de ofrecer mezclas de los dos países. Uno de plateada, otro de chicharrón de cerdo (un clásico limeño) y el último es de reineta frita (que es un típico sánguche de Coquimbo, pero con unas salsas peruanas que le dan su toque).

Chipe Libre restaurante

Este era el cocktail

El sándwich: El diputado de pescado frito

¡¡Oye el sánguche weno!! Grande, con harto de cada ingrediente, y con una salsa verde de cilantro, ajo y otras especias que de verdad le da un giro al clásico sándwich de pescado frito.
La reineta estaba bien condimentada a la pimienta. Se parecía bastante al aliño cajún que tanto me gusta. Muchas veces el pescado pasa piola en los sánguches porque su sabor es muy suave. Aquí no fue el caso: se sentía su presencia, y era sabrosísimo.
Además del pescado, la lechuga, el tomate y las cebollas blancas y moradas, usan una mezcla de varios ajíes blanqueados para que no piquen tanto. Muy buen toque.
El pan era bien blandito, y venía tostado. A mi me gustan más crocantes, pero para que se hagan una idea, son esos panes medios harinosos y bieeeeen blandos, casi semi crudos si es que me entienden. Estaba harto bueno.
¿Les doy un tip? Además de la salsa con la que viene el sánguche, también le eché la que ofrecían en la entrada con los pancitos para la espera. Su base es el ají amarillo, pero el mozo me dijo que es una mezcla entre más de 20 especias, leche y otros ingredientes. MORTAL.
Con esta salsa, el sándwich de pescado frito lograba una mezcla perfecta entre el cítrico del limón, el picante de las dos salsas, el suave amargor de la lechuga… uffff. Muy bueno. Sin ser un experto, me lanzo diciendo que era el sabor Umami.
Chipe Libre restaurante

Las papas fritas

Admito que no soy taaan fan de las papas fritas, pero estas me llamaron muchísimo la atención. Son las papas más crocantes que he probado nunca. Crocantísimas por fuera, y por dentro era una mezcla de papa frita con papa duquesa. Están como para ir solo y así no tener que compartirlas.

En resumen

Muy bonito restaurante, con mucha onda. La atención de parte Adrián (creo jaja) fue excelente. Se manejaba tanto con los cocktails como también con los procesos de cocina. Y era muy buena onda.
Creo que es una excelente alternativa para conocer más de la historia y los sabores de nuestro pisco, Además, ningún extranjero debiese saltarse este restaurante.
El sándwich, especialmente comparado con otros de pescado frito que he comido, se lleva las cinco narices de chancho sin problemas. Es un premio a la enjundia, a la mezcla de sabores. A poner cada ingrediente con su respectivo aliño. En el fondo, a ponerle cariño al cuento. Vayan.

Chipe Libre Lastarria

Foto con mi Xperia X

Ficha Técnica:

Número del sandwich: 23 Nota: Local: Chipe Libre Dirección: José Victorino Lastarria 282, Barrio Lastarria, Santiago Centro, Santiago Nombre del sandwich: El Diputado: Pescado Frito Precio: $5.500 Ingredientes: Reineta frita, lechuga, tomate, cebolla morada y blanca, ajíes blanqueados y salsa al cilantro Tags: Chipe Libre, Lastarria, Santiago Centro, Santiago, Pescado, frito Categorías: Del Mar