Castillo Forestal, Santiago Centro

domingo 6 de mayo

Mucha Francia, ¿Poca burger?

Castillo Forestal

Cómo llegué:

Mi compañera en el programa Por Ti de TVN, la seca de Emilia Daiber (@EmiliaDaiber), es bien tirada a la cocina francesa, y me había hablado miles de veces del Castillo Forestal. Ella no había probado los sándwiches, pero le tincaba que podían ser buenos.

Aproveché de buscar un par de reseñas en internet, y por lo que leí, parecía un lugar que no podía faltar en 365 Sánguchez.

El local:

Sin duda, es de los locales más lindos que me ha tocado visitar. Y es que no todos los restaurantes pueden contar con un segundo piso, adaptado como terraza, que mira a todo el Parque Forestal. Incluso, nuestra mesa daba al Museo Bellas Artes. Muy bonito, como pueden ver en las fotos. De más está decir que la parte trasera es un castillo, que le aporta el toque histórico a la fachada (porque por adelante es una construcción más moderna)

 

Castillo Forestal

La Carta:

Entendamos que es un restaurante francés. Incluso, debo ser de las pocas personas que se va por los sándwiches o hamburguesas antes que una sopa de cebolla, un boeuf bourguignon o una cazuela de caracoles. Pero como este es un sitio de sándwiches, me concentro solo en el apartado que le corresponde. Tienen cinco variedades, contando una hamburguesa vegetariana de quinoa. Me quería pedir esa, pero sentí que el montaje era muy pobre e iba a quedar con hambre. Le faltaba consistencia. Por eso, me fui por la más osada LTOP Hereford Burger.

Carta Castillo Forestal

La hamburguesa:

Partí con un problema casi ideológico. Si vas a ofrecer queso de Huentelauquén en un sánguche, ese queso que hizo famoso a las empanadas del lugar con el mismo nombre por tener KILOS de queso adentro, tienes que hacerle honor y ponerle harto. No fue el caso, así que el Castillo Forestal comenzó cayéndome mal. Fue un desplome de expectativas. Así como en las empanadas puedes ver de manera clara el bloque de queso que va adentro, aquí había “un pichintún”. Para ser justos, quizás era una cantidad “normal”. Pero cuando comemos queso de Huentelauquén nadie quiere cantidades normales, ¿cierto?

Dejando de lado el tema del queso, la hamburguesa estaba rica. Nadie podría decir que es mala. Estaba suavecita, sin esa consistencia como de mini pelotitas de carne. Esta era más latiguda. Suave es la palabra perfecta para describirla.

Está hecha con carne Hereford, que es esa típica raza de vacas inglesas que tienen la cabeza blanca y el cuerpo medio rojo o café claro (soy hombre así que identifico pocos colores). Para que se hagan una idea, es la misma carne que ocupan en el Uncle Fletch. Rica. Pero a diferencia de otras burgers que he probado, me la comí y ya. No me mató. No quedé pensando ni hablando de ella como me suele pasar.

 

LTOP Hereford Burger

Varias veces les he comentado que me gusta la carne rojita. A punto. Y a pesar de que debería ser obligación que al pedir carne te pregunten por el punto que uno prefiere, casi nunca lo hacen. Bueno, aquí sí me preguntaron, y por lo mismo me ilusionaron, porque la pedí a punto, pero llegó roja en el centro pero bien cocida en los bordes. Mal. Pero tampoco tanto.

Sobre el resto del montaje, está descrito en el nombre de la hamburguesa. “LTOP” se refiere a “Lettuce, Tomato, Onion and Pickles” (lechuga, tomate, cebolla y pepinillos). Acá la lechuga escarola andaba bien por su toque medio amargo, que combinaba perfecto con el resto de los ingredientes. Eché de menos una mayor presencia de la mostaza antigua en la mayonesa.

Toque dulce:

Para cerrar mi visita al Castillo Forestal, la Emilia me convenció de pedir un Tiramisú para compartir. Con mucho respeto, siempre he sentido que es el postre más sobrevalorado del mundo. Nunca me ha cautivado. Es normal. Pero este… ESTE Tiramisú, me tapó la boca. ¡Notable! ¡MUY RICO! Quedé loco, lo admito. Este postre se reivindicó conmigo. Creo que la clave es que estaba bañadísimo en salsa, así el bizcocho estaba remojado, muy weno!!

 

El mejor Tiramisú que he probado

En resumen:

No es mala, así que no se van a ir tristes. Además que creo que es obligación conocer este lugar por su ubicación e historia. De verdad que vale la pena darse una vuelta. Está perfecto para una comida romántica y taquillera. La hamburguesa no es nada WOW, pero cumple. Sí le juega en contra que cueste $7.900 (y que venga con poco queso de Huentelauquén!! jaja). Por suerte ofrecían una cerveza que no está en muchos lados, la Cerveza Austral Torres del Paine. Es una chela 100% de malta y que “te toca” porque es más grande que la típica que uno se pide, y tiene más de seis grados de alcohol. Así que igual terminé feliz mi visita al Castillo Forestal. La Emilia lo recomienda tanto, que volveré, pero no para probar sus sándwiches, sino que para pedir algún plato tradicional de Francia. He dicho. À plus, Castillo Forestal.

Mi Crítica

SÁNGUCHE:

LTOP HEREFORD BURGER

NOTA:

Local:

Castillo Forestal

Precio:

$7.900

Dirección:

Av. Cardenal José María Caro 390, Santiago Centro, Santiago. Frente al Museo Nacional de Bellas Artes

Ingredientes:

Pan Brioche, hamburguesa de vacuno Hereford de 150 grs, queso de Huentelauquén, lechuga, tomate, cebolla caramelizada, pepinillo dill, mayonesa casera a la mostaza antigua.

Aprende a hacer las mejores hamburguesas del mundo! Clases, tips, videos, beneficios y más, completamente gratis. ¡Inscríbete!

Copy link
Powered by Social Snap