Cultura Sanguchera: Encurtidos y Fermentados, ¿sabes diferenciarlos?

miércoles 31 de marzo

Independiente de cual sea tu nivel de amor sanguchero, es más que seguro que te has topado con alguno de estos imperdibles ingredientes que dan ese toque único, especial y que aporta carácter y personalidad a cada bendito mordisco sanguchero. Hoy hablaremos de los encurtidos y fermentados. Eso sí, te advierto que es muy probable que tus glándulas salivales se comiencen a activar.

Desde el típico chucrut que refresca y aliña un clásico completo, hasta ese pepinillo que te hace salivar y achinar los ojos cuando masticas y disfrutas tu hamburguesa, que se mezcla de forma casi poética con el queso derretido, ¡qué celestial momento! Los encurtidos y fermentados son más antiguos que el hilo negro y hoy recobran fuerza y variedad tanto en la gastronomía como en lo que realmente amamos: los sánguchez.

¿Cuál es la diferencia entre encurtidos y fermentados? ¿Cuál va mejor según qué sándwich? En este post trataré explicártelo de forma simple. 

Encurtidos v/s Fermentados

Tanto el proceso de encurtido como el de fermentación son métodos de conservación de los alimentos, la diferencia fundamental está en la presencia o no de probióticos. Los probióticos son cepas de bacterias y levaduras vivas capaces de comunicarse y colonizar la microbiota intestinal, algo que tiene demostrados beneficios para la salud. Buen punto para darle ese toque saludable a tus sánguchez.

El encurtido es un alimento preservado en un medio ácido, generalmente vinagre, agua y sal. El vinagre actúa como conservante, a la vez que evita la fermentación, de modo que los encurtidos no tienen probióticos. Mientras que el fermentado es preservado mediante un proceso de lactofermentación, que se activa en presencia de una salmuera (agua con sal) y la ausencia de oxígeno. Los fermentados sí tienen probióticos y al igual que los encurtidos suman variedad de sabores y riqueza a la gastronomía. 

Además, otro plus es que los encurtidos y fermentados son de larga duración. Estamos hablando de conservas clásicas, como de nuestras abuelitas, que puedes mantener en tu despensa y en tu refrigerador. ¡Te aseguro que van a darle un sabor especial y adictivo a tus preparaciones sangucheras!

Es por eso que te quiero compartir una lista básica de encurtidos y fermentados para tu despensa. Tenlos a la mano cuando la tentación sanguchera venga a ti, elevando tu preparación con tan sólo agregarle una que otra de estas delicias. ¡Siempre dan un toque genial! 

Encurtidos

Pepinillos encurtidos: ya sea en versiones ácidas, o los exquisitos pepinillos agridulces.

Cebollas encurtidas: en formato suave, o la poderosa y clásica “cebolla en escabeche”.

Aceitunas: no necesitan mucha presentación y la variedad que existe es increíble. Ya sea como ingrediente para salsa o para usarlas directamente, la aceituna aporta ese toque mediterráneo siempre.

Pimientos: en su formato encurtido, además de sabor, van a aportar color y carácter a la presentación de tus sánguchez.

Ají en escabeche: un superclásico chileno para valientes y osados amantes del picante. Imagínate un chacarero con una salsita de ají escabechado. ¡Te apuesto que te pasan cosas! ¿O no?

Fermentados

Chucrut: un clásico alemán -que en realidad se llama sauerkraut- súper popular en   nuestros sánguchez nacionales, nunca ausente en cualquier fuente de Soda. El Chucrut es un fermentado de repollo y sal, aporta acidez y frescura “crunchy” a tus preparaciones.

Kimchi: es algo así como un primo lejano del chucrut, ¡su primo coreano! Ya que también es un fermentado de repollo, pero con unos toques más spicy. Tiene un olor fuerte y característico. Su sabor es salado y picante, y puede aportar un toque exótico oriental a tus sánguchez. 

Ajo fermentado en miel: una delicia que descubrí en el IG de un amigo @elgordococina. Una maravilla que si ya la has probado, te estará haciendo salivar ahora mismo. Puedes ver mi receta aquí: Ajo fermentado en miel: la base de las mejores salsas para hamburguesas – 365 University

Otros fermentados que pueden venir a tu cabeza son el Kéfir y la Kombucha, de consistencia líquida. Ambos también pueden aportar con creatividad y salud a alguna preparación que sume a tus sánguchez como una salsa, por ejemplo. O en el caso de la Kombucha, como una bebida probiótica y saludable que acompañe e hidrate tu momento sanguchero.

Encurtidos y fermentados, ¡sí que aportan a nuestra cultura sanguchera! Atrévete a sumar estos ingredientes en tus sánguchez. ¿Tienes alguna preparación para darme? ¡Porfa hazlo! Todos los datos suman y aportan a la cultura y tradición sanguchera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aprende a hacer las mejores hamburguesas del mundo! Clases, tips, videos, beneficios y más, completamente gratis. ¡Inscríbete!

Todos los martes, hasta un 20% de descuento en las mejores sangucherías de Chile.