La Tegualda, Providencia

BBB

La Tegualda Sándwich

Cómo llegué

Hace unos días me estaba whatsappeando con Carlos Alonso (@Calonso00). Él fue profesor mío en la universidad, y nos hicimos amigos porque su hermano chico jugaba básquetbol conmigo, y además porque los dos siempre estuvimos muy metidos en grupos de emprendimiento e innovación. Por Twitter hablábamos seguido, pero hace harto no nos veíamos. ¡Listo! Excusa perfecta para comernos un sándwich. El lugar elegido fue La Tegualda Sándwich.

 

La sanguchería La Tegualda Sándwich

Ubicada en Barrio Italia, La Tegualda Sándwich es una sanguchería de barrio con sabores caseros. Todo es con productos naturales. En general, los productos los preparan/cosechan ellos mismos, o los compran a pequeñas tiendas del barrio. Esto pasa por ejemplo con el pan, que se lo compran a una panadería que está a pocas cuadras.

Afuera tiene una terraza en plena vereda de la calle Tegualda. Adentro, está todo muy bien pensado para una decoración agradable, como si fuese el patio de tu casa, pero con mucho estilo y colores que invitan a la tranquilidad, además de objetos de diseño medio hipster jajaj.

Adentro tiene un pequeño salón con un par de mesas, y además un patio interior que para mi es el hit para comer. Ahí nos sentamos con Carlos.


Fotos sacadas con mi Sony Xperia X

La carta de sándwiches y hamburguesas

Ofrecen catorce combinaciones, para cuatro bases distintas como hamburguesa de soya, pollo a la plancha, hamburguesa casera o carne mechada.

La carta se divide en tres secciones. Los “clásicos”, los “sabores de la casa”, y los “nuevos sabores”.

De las combinaciones, yo pedí la “Quidora” ($3.990) con hamburguesa de soya. Venía con láminas de berenjenas asadas, berros frescos, pepinillo dulce sobre tomate, palta y mayonesa casera.

Carlos fue por la mechada La Tegualda: cebolla caramelizada, trilogía de quesos, lechuga, tocino, tomate, pepinillos, salsa BBQ y mayonesa casera ($5.350).

 

La hamburguesa vegetariana de soya

Se los resumo: es, por lejos, la mejor hamburguesa de soya que he comido en mi vida. ¡PERO! Hay que decir que hacen trampa, porque también le ponen legumbres. Y es que para mi, les prometo que encuentro la carne de soya totalmente insípida. Fome. Muchos me dicen la clásica de que “bien preparada” es muy sabrosa. Pero la he probado mil veces y no me convence. Por lo mismo, fue medio masoquista pedirla sin saber de la trampilla, pero me sentía con el deber de dar a conocer opciones vegetarianas.

Al llegar a la mesa, lo primero que hicimos con Carlos fue comentar lo gigantesco de ambos sándwiches. Heavy. Para costar cuatro lucas, pensamos que nos iba a tocar una cosa chica. Admito que ambos los agrandamos por $990 extra. ¡Pero son gigantes!

La hamburguesa, además de las legumbres, está bien aliñada. Está en un buen nivel de “pastosidad”. Sabrosa, sin ser seca.

Lo mejor de todo el sándwich, el pan. Les pedí el dato para comprarlo, y me dijeron que se lo piden a una panadería del barrio que está a unos metros. Es exquisito. Corteza crujiente. Harta miga, pero suavecita. De verdad que todo un hit.

Los tomates, tal como uno los quiere. Grandes, de excelente aroma y color perfecto. Los berros, crujientes y frescos. Y las berenjenas, inteligentemente laminadas para que su amargor no se coma el resto del sándwich. Muy buen equilibrio de sabores.


Cerveza Clausthaler sin alcohol con sabor a limón Exquisita.

La crítica del invitado

Carlos Alonso (@Calonso00). Profesor universitario, amigo, cruzado de corazón y gerente de Unilever: “El sándwich definitivamente generaba expectativa. Más todavía cuando la persona que nos atendía dice sin arrugarse “yo que usted lo pido agrandado”. Cuando llega el plato la imagen es increíble: un sándwich tremendo con una muy buena porción de papas fritas para acompañar (muy buenas por lo demás!). Del sándwich mismo: el pan increíble y suave. La mechada extraordinaria y a punto. Tomate y lechuga perfectos.

Quizás el punto a mejorar es que venia con un tarro de pepinillos que hace que el sabor del sándwich se perdiera por momentos; la mezcla de esa cantidad de pepinillos con cebolla y barbecue lo hacía demasiado dulce… creo que solo deben manejar mejor las cantidades, especialmente de esos ingredientes. Le pongo tres narices de chancho. Nota aparte para la cerveza sin alcohol, extraordinaria y en su nivel de temperatura perfecto!

 

En resumen

Excelente descubrimiento. Lo que más me gustó, es que es el restaurante con mejor combinación de las “tres B” que he ido hasta ahora para 365 Sánguchez. Bueno (ambos sándwiches estaban bien ricos y se nota que están hechos con cariño), bonito (notable la decoración hogareña pero cool) y barato (la mayoría de los sándwiches están a $3.990). Un lugar que hay que conocer para tenerlo como opción.

Al ser la mejor hamburguesa de soya que he probado, se gana un lugar importante en el cielo de los restaurantes vegetarianos. Cuatro narices sin chistar. Qué bueno descubrir este tipo de sangucherías de barrio. ¡Debiesen haber más como La Tegualda Sándwich!

HAMBURGUESA DE SOYA QUIDORA

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *