0%
Select Page

Pastrami & Rye, Auckland.

Dejando las hamburguesas de lado, si hablamos de sándwiches neozelandeses, un clásico que robaron de los gringos es el Reuben. Es decir, un sándwich de pastrami con chucrut y mostaza o pepinillos. Es tan popular, que la mayoría de los “deli” ofrecen su propia versión. Pero si hay uno de ellos que ha hecho mucho ruido gracias a sus Reubens, es Pastrami & Rye.

Como buen Deli, también venden muchos productos hechos por ellos para llevarse a la casa. Por ejemplo, tienen una sección de encurtidos que incluyen alcachofas, pepenillos y cebollas. ¡Me quería llevar todas!

Cómo llegar a Pastrami & Rye 

El Deli Pastramy & Rye queda en Ellerslie, en la calle 112 Main Highway, Auckland. Es decir, no está en el centro. Por eso, lo más fácil es irse a Britomart y tomarse un tren hasta Ellerslie. Una vez ahí, ya están a solo unos 20 metros del local.

El menú de sándwiches calientes de Pastrami & Rye 

El más pedido es el que probé, que es el Reuben. Pero también tienen uno de solo pastrami, y un “cubano” que es el que preparan en la película “Chef” de Netflix. ¡Me quedé con ganas de probar ese!

Si quieren probar otro sabor muy “inglés” (y por lo mismo, muy kiwi y aussie a la vez), hay un sándwich con Roast Beef, gravy y queso. No malo!

OJO! También venden su pastrami y su tocino para llevarse a la casa. Y en formato catering, venden sus sándwiches en versión gigante de un metro (para unas 10 personas).

Reuben

Local:
Pastrami & Rye

Dirección:
112 Main Highway, Ellerslie, Auckland

Precio:
14.00 NZD

Ingredientes:
pastrami ahumado y curado en casa, con queso y chucrut, en pan de masa madre.

Mi Crítica

Uno de los sandwiches típicos de #NuevaZelanda, herencia de los gringos, es el #Reuben. Un sándwich de pastrami en pan de centeno, que puede llevar chucrut, pepinillos y mostaza en su preparación más clásica.
Por lo mismo, después de investigar harto, fui a un Deli bien popular en #Auckland llamado @pastramirye. Su Reuben viene en un pan de masa madre rico, bien suave, incluso los bordes. Aplaudo que enmantequillen perfectamente ambas tostadas con mantequilla derretida y luego lo tiran a la plancha. El paso número uno para armar un buen sandwich. Cuando lo cocinaban, le pusieron solo una lámina de queso y en mi mente pensaba: “que le pongan otra más, que le pongan otra más!”. Pero al probarlo y verificar que era un queso bien intenso, creo que una lámina está bien. Si no, sería un sándwich solo de queso. Bien jugado, Pastrami & rye.
El #pastrami mismo estaba blando y tirado a la pimienta. Rico, sí. Increíble, no. Quizás porque mis expectativas están muy altas luego de probar el de Katz en Nueva York, uno de los mejores sándwiches que he probado en mi vida (pueden buscar usando #365Katz o #365NuevaYork).
El chucrut era rico, no tan pasado a vinagre como la mayoría, por lo que se podía apreciar más su sabor. Y les tengo que decir que si le ponen el pepinillo que viene afuera junto a las papas fritas, el sandwich mejora infinitamente. Tanto, que pedí que me dieran dos más.
Con esos pepinillos, o bien con una salsa como mostaza antigua, una mayo-mostaza o un alioli, llegaba fácil a las cuatro narices de chancho. Pero esta vez, se queda con tres. A seguir comiendo! 

Me Apañan en el proyecto

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *