Queso Cheddar o Queso Americano: ¿Cuál es el que le pones a tu burger?

miércoles 21 de julio
¿Sabías que probablemente nunca has probado el queso Cheddar? Ese “típico” queso amarillo, tirando a naranja que le pones a tus burgers. Sí, ese, ¡no es Cheddar! 😅. Es en realidad queso Americano. Hoy te contamos un poco de su historia y por qué es tan mundialmente famoso. 

Así como “no todo lo que brilla es oro”, ¡no todo el queso que creemos Cheddar resulta ser Cheddar! Y no hay ningún drama con eso. Es muy probable que la mayoría de las hamburguesas que nos hemos comido hayan sido con queso Americano, no Cheddar (¡y hayan estado buenísimas! 🤤). En verdad, es rarísimo y súper difícil encontrar queso Cheddar for real en algún supermercado. Lo que comemos generalmente en las burgers es queso Americano.

¿Son lo mismo? ¿tienen el mismo sabor? ¿se parecen? ¿por qué le decimos Cheddar? Desde el team de 365 University (¡La primera Universidad Hamburguesera del Mundo!), nos hicimos esas y más preguntas en torno a este maravilloso queso. 

Si algo tenemos claro, es que el sabor, color y estilo del queso Cheddar inspiraron. Es un hecho, por eso hoy es tan conocido y hay tanta elaboración de quesos similares de forma procesada y masiva. Es la razón por la que el queso Americano, el queso Amarillo o Tasty Cheese, son quesos aparentemente parecidos al Cheddar y los encontramos laminados (adaptados para sándwiches). Y vendrían a ser -correctamente hablando- quesos tipo Cheddar. 

cheddar

Primero el Cheddar y muuuuchos años más tarde: el queso Americano

El queso Cheddar es muy antiguo y se originó hace mil años. En serio, literal miles de años atrás 😅, en el pueblo inglés de Cheddar, en el condado de Somerset, Inglaterra, desde al menos el siglo XII, y según cuentan, comenzó a producirse por unos monjes de la comarca. Se trataba originalmente de un queso pálido, duro y de sabor intenso, que tenía muy buena recepción. 

Fue por eso que decidieron darle una característica visual especial. Hablamos de una época en la que no había envases ni marcas. Lo tiñeron con achiote, un colorante de origen natural que otorgó el color naranja característico del Cheddar, muy llamativo para los quesos clásicos de la época. Esto hizo que los consumidores lo reconocieran más fácil (¡Buena idea! Algo así como marketing ancestral 👏).

El queso Cheddar se elabora con leche de vaca. Después de calentarla, la cuajada se amasa con sal, se corta en cubos para escurrir el suero, y luego se madura a una temperatura constante. Su maduración variará de 3 a 18 meses. A la elaboración del Cheddar -que es bien peculiar- se le llama cheddaring.

Como verán, se trata de un queso súper artesanal, más bien seco, maduro y de sabor fuerte e intenso. Te habrás dado cuenta que se aleja bastante del que te devoras en tus burgers, ¿no? Este último, el queso tipo Cheddar, está en la mayoría de los supermercados y en diferentes lugares del mundo. Mientras que el Cheddar original se produce sólo en Inglaterra, en alrededor de 24 granjas que se dedican a producir Cheddar de forma tradicional. Incluso en algunos casos, con leche sin pasteurizar: herederos de la tradición quesera de los monjes.

¡Qué loco! Seguro pensabas que el Cheddar era el queso más típico de todo el planeta, pero no. Pasa que hoy día, la mayor parte de la producción se elabora de manera industrial. De hecho, los mayores productores de quesos tipo Cheddar son de Estados Unidos, que es donde nace justamente el queso Amarillo o Americano.

¿Cómo surge el queso Americano o los quesos tipo Cheddar que le pones a tu burger?

Rebanado y en empaque individual, en lata, fundido o en cubos, el queso americano tiene formas diversas, pero lo que más lo identifica es su color anaranjado y su suave sabor. Se comenzó a elaborar a través de una fórmula, por eso es un queso procesado de elaboración industrial. 

El queso procesado es de sabor muy suave y muy cremoso, se funde perfecto con la burger. Este queso -digámoslo- ¡nació para la burger 😍! Por eso se ha hecho tan popular y reconocido en todo el mundo. Al ser suave y untuoso, lo hace ideal para tus Sánguchez. Por eso es que también, en muchos lugares, a este tipo de queso se le llama “queso tipo sándwich” (otro misterio develado para la Cultura Sanguchera. ¡Cómo aprendemos eh!)

Dato freak

¡El American Cheese… no fue inventado por un norteamericano! 😱 Fue inventiva y genialidad de un quesero canadiense llamado James L. Kraft, que luego de muchas pruebas dio con una fórmula más práctica para producir y mantener en buen estado el queso que elaboraba. Fue justamente este señor quien finalmente patentó, por la década de los 50’, las láminas de queso procesado amarillo. Esto masificó la producción para ser comercializada en muchos supermercados. 

Su iniciativa o “invento” fue muy criticada por los maestros queseros tradicionales, pero de todas maneras, el queso amarillo -mucho más suave y estandarizado- se robó el corazón de gringolandia y de las barbacoas de burgers. ¿Te resulta familiar el apellido? Fue justamente James L. Kraft quien sentó los pilares de una de las marcas más grandes de productos alimenticios: Kraft Food Inc. (Abre tu refri y seguro encuentras algo Kraft). ¡Gracias por esto Mr. Kraft 🥳!

Ahora que ya eres un capo y tienes conversa de sobra para darle el toque intelectual a tus juntas sangucheras, te vamos a dejar además un video imperdible. Una clase práctica en la que nuestro Decano Pipe Sánchez, junto al crack Daniel Greve, nos recomiendan: El mejor queso cheddar para hamburguesas de supermercado. ¡No te lo puedes perder!

¿Quieres expandir la Cultura Sanguchera? Ponte a desparramar este link y dale más sabor a tus redes compartiendo el post de @365sanguchez. ¡Recuerda que la Cultura Sanguchera la hacemos entre [email protected]!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Aprende a hacer las mejores hamburguesas del mundo! Clases, tips, videos, beneficios y más, completamente gratis. ¡Inscríbete!

Todos los martes, hasta un 20% de descuento en las mejores sangucherías de Chile.