Starnberg, Vitacura

viernes 4 de mayo

Perdóname, Starnberg

Starnberg Alonso de Cóŕdova

Cómo llegué

Entre el 24 y el 27 de noviembre, en el Parque Araucano, será la Feria del Sánguche (@FeriaDelSanguche). Es uno de mis eventos preferidos, y tengo la suerte de poder ayudar en un par de actividades. La Juana Muzard, socia, y Raimundo Encina, encargado de comunicaciones, me invitaron a comer para conversar qué cosas choras podemos hacer. Para eso, fuimos a dos sangucherías pero estaban cerradas. Hasta que llegamos a un clásico. Uno que siempre apaña. El Starnberg Alonso de Córdova.

 

El restaurante Starnberg Alonso de Córdova

El Starnberg Alonso de Córdova es un restaurante alemán, que rescata los sabores originarios de ese país. Es un clásico. De hecho, con Coto, mi hermano, lo tenemos como lugar preferido para celebrar logros profesionales de ambos. Es raro, porque es un local mayoritariamente para viejos (salvo los domingos, que van “jóvenes profesionales” a pasar la caña jajaj). Pero creemos que justo ahí está su magia. Su onda. O su anti-onda. Por eso lo queremos. Los garzones nos reciben con cariño y siempre lo pasamos bien. O casi siempre.

Y es que quizás deberíamos haber escuchado al destino. Cuando llegamos, la mesa donde nos sentamos estaba MUY inestable. No habían más mesas en la terraza. Nos deberíamos haber ido, pero seguimos ahí.

Luego, salió un olor ASQUEROSO. Ni la Juana, ni Raimundo ni yo lo podíamos tolerar. Estábamos justo al lado del pasillo donde pasan los proveedores, y pensábamos que algo se había descompuesto. En vez de irnos, aceptamos pasar al comedor interior. Mala decisión.

 

La carta de sándwiches

Ofrecen nueve opciones. Muchas de ellas, bastante alemanotas. Los hits son el chacarero en filete y la fricandela completa. Pero también destacan esas preparaciones que no son tan fáciles de encontrar en otros lugares, y que justamente lo hacen ser un restaurante alemán.

Por eso, encuentras sándwiches de pernil, de lengua y de gorda. Como uno de mis platos preferidos aquí, además de la chuleta Kassler, son los canapés de pernil italiano, pedí el sándwich de pernil. Pero lo pedí completo (palta, tomate, mayonesa y chucrut), y le agregué pickles.

 

El sándwich de pernil

Perdón, querido Starnberg Alons de Córdova. Te juro que perdón. Sé que me has dado miles de alegrías, pero hoy te caíste. Fuerte. Como un padre, o un buen amigo, no te voy a abandonar y te daré otras oportunidades. Pero te tengo que calificar por cómo viví la experiencia. Y fue mala. Muy mala.

El pernil estaba muy grasoso. Pero peor que eso, insípido. Le faltaba TODO. No tenía nada de sabor. Bueno, sí. Se sentía mucho el sabor a limón, cosa que uno nos busca en un pernil.
Los pepinillos, los pickles, pésimos. No sé qué tenían, pero estaban incomibles. Creo que aquí me equivoqué yo al sumarlos a la combinación que recomiendan ustedes. Fallé, porque no pegaba ni por si acaso.

Pero lo peor, LEJOS, era el chucrut. Y creo que era la fuente del mal olor que sentimos al principio. No me gusta tirarme a la piscina con este tipo de aseveraciones, pero conversando con la Juana, creemos que NICA era chucrut del día. No estaba fresco. Estaba muy hediondo, y de mal sabor. Solo tenía sabor, adivinen a qué. A limón.

Por primera vez en lo que va del proyecto, no me termino un sándwich porque no me gusta. Es que si no fuese por el excelente pan y la rica palta, no hubiese podido comer más de un mordisco. Gracias a estos dos elementos, llegué a algo así como la mitad del sándwich del Starnberg Alonso de Córdova. Pero no más. No pude. Perdón.

 

En resumen

Como les dije, me encanta este local. Su anti onda, pero por sobre todo la EXCELENTE atención de los garzones, me obligan a volver y darle una segunda oportunidad. Porque todos nos caemos, y esta es la primera vez que no me gusta el Starnberg Alonso de Córdova.

Admito mi error en los pickles. Pero lo que tienen que admitir es que algo raro tenía ese chucrut. Es un ingrediente que me encanta, pero estaba incomible. Una muy mala experiencia, que espero eliminar con mi próxima visita a este buen restaurante.

Mi Crítica

SÁNGUCHE:

PERNIL COMPLETO

NOTA:

Local:

Starnberg

Precio:

$7.100

Dirección:

Avda Alonso de Cordova 2359, Vitacura, Santiago.

Ingredientes:

Pernil, mayonesa, palta, tomate, pepinillos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aprende a hacer las mejores hamburguesas del mundo! Clases, tips, videos, beneficios y más, completamente gratis. ¡Inscríbete!

Copy link
Powered by Social Snap