The White Rabbit, Bellavista

domingo 6 de mayo

¡Sigan al conejo! (y cómanselo)

The White Rabbit Santiago – TWR Wagyu Cheeseburger

Cómo llegué al The White Rabbit

Dos amigos míos, Ras Silva de Largavista y Álvaro Nebiolo de los Jeans Reptil (@reptilcl), me habían llenado la cabeza con la idea de visitar este lugar. Además, en varios sitios de Internet hablaban muchísimo de sus famosos “brunchs”. En general, me hacía la idea de un muy buen lugar de encuentro de varios extranjeros, porque habían reviews de distintas partes del mundo.

Tuve que venir dos veces para poder probar este icónico lugar del barrio Bellavista. Esto, porque la primera vez estaba arrendado para grabar una teleserie. No me importó, y decidí volver al día siguiente con mi partner de TVN, Emilia Daiber (@emiliadaiber).

La Carta

Al ver la carta admito que me tincaron todas <3, así que tuve que recurrir a la ayuda de la amable mesera para finalmente irme por la TWR Wagyu Cheeseburger, que está hecha con arañita de Wagyu.

Ojo que para los veganos, está la opción del “Vegan Sandwich”, que es una arepa con frito de coliflor, guacamole, y cremoso de pimentón y cilantro. Cuando vaya encontrando buenas opciones de este estilo, siempre se las iré dando 

Otra cosa que destaca es la cantidad de cervezas artesanales que ofrecen que, además, son bastante raras. Muchas no las conocía, y eso que soy un chelero de corazón. Eso si, les advierto que las opciones más extrañas son bastante carozzis. En promedio, $4.000 cada una. Pero si no quieren invertir tanto en alcoholizarse, también hay schop que es más barato y un par de las típicas en botella.

Como me gusta probar cosas distintas, pedí una “Scrimshaw”, que según su etiqueta es “una Pilsner con sabor fresco, hecha con maltas europeas y lúpulos Hallertauner y Tattnang. Tiene un carácter sutil a lúpulo, y un fresco, limpio y seco final”. No sé bien qué significa todo eso, pero admito que estaba muy buena jaja ¡Pídanla! (la venden en Beervana por si la quieren probar).

La Hamburguesa: TWR Wagyu Cheeseburger

Partimos muy bien, incluso antes de que llegara la hamburguesa, porque me preguntaron en qué punto quería la carne. Esto debería ser casi que obligación, pero pasa muy poco, así que el lugar del conejo blanco partió con una carita feliz en su evaluación.

Cuando llegó el sándwich, comprobé que quizás no llegó en el punto que había pedido (inglesa), pero sí en un punto rojizo y jugoso. Me gustó muchísimo. A pesar de que la carne no estaba muy sazonada con especias ni nada, estaba rica y sabrosa (¿magia negra?). Eso pasa cuando se usa una carne tan jugosa y marmoleada como el Wagyu. Si quieren saber un poco más sobre esta carne, pueden revisar este post.

El queso Mozzarella definitivamente le queda mejor a las hamburguesas que el ya tan manoseado Cheddar. Aplausos para el chef por elegir ese montaje. Predomina el sabor de la cebolla caramelizada con un toque de vino tinto. Los pepinillos no son para nada invasivos, aunque en la carta no salía que venía con ellos (¡mal ahí!). Aun cuando hay muchas personas que no les gustan, los reto a no sacarlos, porque están para darle un frescor y un crunchy necesarios. Súmenle lechuga y tomate para el frescor, y tienen una hamburguesa perfecta.

El pancito era tipo Brioche, con amapolas tostaditas. Es bien firme y permite aguantar los jugos de todos los ingredientes sin ponerse blandengue. El ketchup ni lo sentí. La mayo, suave como la brisa de verano, como diría Luis Miguel.

La Trampa: les doy una idea

En todo caso, debo admitirles que hice trampa. ¿Les cuento? Es que la Emilia se había pedido un plato con una salsa bechamel y espinaca/tocino que era MORTAL, y adivinen… ¡obvio que se la robé! Jajaj y se la puse a mi hamburguesa. El resultado: 5 narices de chancho. De verdad que tuve un orgasmo gastronómico con esto. Vayan con su hermana o polola y díganle que pidan ese plato para que también se la roben!

La presentación es bonita, sobre una tabla de madera con el logo del lugar grabado. De acompañamiento se puede elegir papas fritas o una “ensalada” (que básicamente es un mix de lechugas). Fui por la segunda, y de aspecto se veían increíbles (verdes intensos, hojas grandes y relucientes gracias al aliño), pero se quedaban cortas en el sabor. Por lo mismo, váyanse a la segura con las papas no más.

En resumen

El lugar es un poco oscuro, pero con lo rico que estaba lo que pedí, ni me importó esto. Aprovecho de pasar el dato que los miércoles, desde las 19:00 horas en adelante, hay cervezas a mil pesos si compras una hamburguesa (ese mismo día deciden qué cerveza será).

Me queda pendiente una visita un sábado tipo 12:00 a probar los brunch donde, me imagino, se repleta de personas intentado matar la caña a punta de comida y cerveza.

Sin ninguna duda, todas las narices disponibles para esta cheeseburger. Estaba tan buena, que volveré a probar el resto de la carta, así que el que se motive me avisa y vamos.

Mi Crítica

SÁNGUCHE:

TWR WAGYU CHEESEBURGER

NOTA:

Local:

The White Rabbit

Precio:

$7.900

Dirección:

Antonia López de Bello 0118, Bellavista, Providencia

Ingredientes:

Hamburguesa de arañita de Wagyu, tomate, lechuga, mermelada de cebolla, tocino, pepinillos, queso mozzarella, servido en pan brioche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aprende a hacer las mejores hamburguesas del mundo! Clases, tips, videos, beneficios y más, completamente gratis. ¡Inscríbete!

Copy link
Powered by Social Snap