Castillo Hamburger, Ñuñoa

lunes 7 de mayo

Un castillo de los grandes

Castillo Hamburger Ñuñoa

Cómo llegué

Hace como un mes que con Jeremías Israel (@JereIsrael) estábamos tratando de juntarnos a almorzar para ver si hacemos algo combinando las motos y la comida (suena bien, ¿no?). Por cosas de la vida, nos había costado coincidir las agendas. Hasta hoy. Porque quedamos de juntarnos a las 14:00 en Castillo Hamburger de Ñuñoa. Una sanguchería que muchos de ustedes me enviaron por DM de mi cuenta de Instagram @sanchezpipe, y que el pasado domingo salió como una de las hamburguesas que hay que conocer de Santiago según la revista Wikén (mira el reportaje aquí).

 

Castillo Hamburger Ñuñoa

Por fuera, el restaurante Castillo Hamburger de Ñuñoa de verdad que parece un castillo, y de ahí el nombre. Pero también traspasan lo que significa eso a sus hamburguesas, porque les juro que son todas ENOOOORMES, tal y como si fueran un castillo de carne, queso y otros ingredientes.

Me impactó el local. Es gigante. Tiene dos pisos, y en cada uno hay varios comedores con fuertes colores rojo y amarillos, divididos por paredes para generar espacios semi independientes.
En las paredes, hay ciertas colecciones de objetos, quizás haciendo algo similar a la Fuente Mardoqueo o la Fuente Reina, pero en menor medida.

Afuera, una terraza con un patio que tiene jueguetes para los niños. Como hacía mucho calor, esta vez preferimos comer en el segundo piso.

Les dejo su página web.

 

La carta de hamburguesas

Castillo Hamburger tiene nueve opciones de hamburguesas, siendo una de ellas vegetariana (de legumbres, con pesto, mix verde y pimiento morrón, entre otros ingredientes). Eso sí, puedes cambiar la hamburguesa de carne por la vegetariana en cualquiera de los montajes.

La que salió destacada en la Wikén es la de la casa: La Castillo Hamburger. Tiene doble porción de hamburguesa (es decir, 400 grs de carne), tocino, queso Mozzarella, champiñones, lechuga escarola, tomate y aros de cebolla. Como Jere se la pidió, yo quise innnovar y le dije al mesero que me traiga la que él quisiese, sin decirme. Es decir, sorpresa.

Otras hamburguesas que vale la pena echarles el ojo, son la Black & Blue (con huevo frito, cebolla crispy y queso azul) y la Mexicana (con pico de gallo, mayonesa chipotle y aceitunas).

 

La hamburguesa brasilera de Castillo Hamburger

Finalmente, me trajo la brasilera, que tiene una hamburguesa de 200 grs, lechuga escarola, tomate, cebolla crispy, palta, pimiento morrón, queso Gauda y tocino crocante.

De partida, la hamburguesa brasilera del Castillo Hamburger tiene una muy buena relación precio-calidad. Por seis lucas te estás comiendo un monstruo carnívoro de primera calidad, que en otras partes te costaría fácilmente nueve o 10 mil pesos.

Lo que no me gustó, fue que me preguntaron el punto de la carne y no lo cumplieron. ¡Para qué generan falsas expectativas! Como ustedes saben, me gusta a punto. Si no, tres cuartos. Pero no lo lograron y me la trajeron derechamente cocida. Y bien cocida. Lo bueno, mirando el vaso medio lleno, es que no estaba seca. Y ahí creo que entró a jugar la perfecta combinación de ingredientes.

Los pimientos morrones, con su jugo, exquisitos. La cebolla crispy, un ingrediente que amo pero que me cuesta encontrar fuera de la Steakhouse del Burger King, es exquisita. Junto con el tocino, le aportan una crocancia perfecta al sándwich. Y es que el tocino estaba muy pero muuuy bien hecho. Está para tomarlo y clonarlo miles de veces, para que las escuelas de cocina tengan un buen referente.

El pan, un frica rico. De muy poca miga, y de corteza medio chiclosa pero fácil de cortar. Me gustó.

 

La crítica de Jeremías Israel

Jeremías Israel (@JereIsrael). Motociclista chileno. Multicampeón nacional e internacional, con cuatro presencias en el Dakar. “La hamburguesa la encontré buena. Grande, súper grande. Intenté comerla con la mano pero me fue imposible. Los aros de cebolla frita la hacían una hamburguesa muy heavy. Power. No soy un especialista en sándwiches, pero le pongo tres narices de chancho. Estaba buena igual”.

Qué tomar

Castillo Hamburger tiene una muy buena carta de cervezas. Así, la que más me recomendó el mesero fue la Schneider Weisse Tap 6. Es muy fuerte, con más de ocho grados de alcohol. Pero les prometo que apenas se nota. Obviamente tiene más cuerpo que las comunes que uno toma, pero tiene un buen sabor a frutos rojos así que pasa piola. Es una chela alemana que creo que vale la pena probar.

En resumen

Castillo Hamburger se ha ganado su espacio dentro de las buenas hamburguesas de Santiago. Con una propuesta que logra combinar buenos precios, alta calidad de carne y excelentes combinaciones, la recomiendo totalmente.

Sí me voy con la espina clavada por el punto de la carne, porque quizás me encontraba con un local de cinco narices de chancho. Pero de que vale la pena ir, lo vale. Buen spot!

Mi Crítica

SÁNGUCHE:

BRASILERA

NOTA:

Local:

Castillo Hamburger

Precio:

$6.100

Dirección:

Los Tres Antonios 395, Ñuñoa, Santiago

Ingredientes:

Hamburguesa de 200 grs, lechuga escarola, tomate, cebolla crispy, palta, pimiento morrón, queso gauda y tocino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aprende a hacer las mejores hamburguesas del mundo! Clases, tips, videos, beneficios y más, completamente gratis. ¡Inscríbete!

Copy link
Powered by Social Snap