Fat Jak’s, Saint Kilda, Melbourne

Fat Jak’s es un restaurante de hamburguesas gourmet en el barrio de St Kilda, Melbourne.
Es un local de comida americana, que ofrece pizzas, hamburguesas, papas fritas con distintos toppings (“loaded fries”), hot dogs y “parmas”.
Una de las gracias es que todos los meses inventan una “hamburguesa del mes” que va variando.

 

Cómo llegar a Fat Jak’s

 

Fat Jak’s está en el barrio de St Kilda, donde está la playa de Melbourne.

La calle principal (o la más conocida, mejor dicho) de esa zona, que es peatonal y hay muchos bares, restaurantes y tiendas, se llama Acland Street y Fat Jak’s está a solo pasos del término de esa calle.

 

El menú de hamburguesas de Fat Jak’s

El menú de sándwiches y hamburguesas de Fat Jak’s se divide en cuatro secciones principales: Hamburguesas de vacuno, sándwiches de pollo, hot dogs y sándwiches vegetarianos.
Todas sus burgers son de 170 grs de carne australiana de libre pastoreo, alimentadas de pasto. Y entre sus rellenos puedes elegir ingredientes como Mac & Cheese, chili con carne, hashbrown (como una papa rosti) y mayonesa trufada, entre otros.

Hamburguesa de vacuno

Local: Fat Jak’s
Dirección: 205 Barkly Street, St Kilda, Melbourne
Ingredientes: Hamburguesa de vacuno, Cebolla frita al estilo de Kansas, Queso cheddar, Champiñones trufados, Mayonesa trufada
Precio: 15.5 AUD

Mi Crítica

¿Tienen algún ingrediente que cada vez que lo ven en la carta, lo piden? Bueno, eso me pasa con la trufa. La encuentro exquisita! Así que a pesar de que @burgersofmelbourne me había dicho que pidiese el pollo frito de @FatJaksStKilda, no me pude resistir cuando vi que tenían una hamburguesa de vacuno con cebolla frita al estilo de Kansas, queso cheddar, champiñones trufados y mayonesa trufada.
Cuando me llegó, se veía perfecta. Simple, de tamaño perfecto para comerla con las manos. Además, el olorcito a trufa me atrapó mucho antes del primer mordisco.
Pero cuando tienes un mal pan, no hay ningún ingrediente que te salve. ¡Cómo fallan así! Tenía varias pifias: era mucho pan (60-70% del sabor), tenía demasiaaaada miga, no estaba tan fresco, y estaba muy cargado a lo dulce. Muy. Lo arreglan un poco cosas como su cebolla que estaba impecable, o los champiñones que tenían el toque justo de trufa (no es fácil. Una gota de más y se te pasa todo). Pero incluso con la mayo, que era exquisita, tuve problemas. Es que le pusieron tanta, que sentía que era casi que mayonesa con carne. ¡Por suerte era rica! Si no, hubiese dejado la burger entera. 
Pero a fin de cuentas, siento que era un sándwich muy desbalanceado. Que el sabor no estaba donde tenía que estar. Y me confirma una vez más que el pan es el ingrediente más importante. Puedes tener una proteína más o menos, pero con un pan exquisito y una salsa buena lo puedes hacer pasar piola. Pero no funciona al revés. Con un pan malo, todo el resto falla. Al final terminé sacándole el pan y comiéndome el relleno, que estaba normal. 

Me Apañan en el proyecto

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *